La hostelería y las alergias o intolerancias alimentarias.

Crees que los restaurantes ¿están preparados para adaptarse a los comensales con necesidades específicas en su alimentación como la celiaquía? Elisa Martínez. CEO de Aglutinante nos narra su experiencia con este sector.

hostelería y celiaquía

Algunos de mis primeros recuerdos de infancia están relacionados con la gastronomía. En mi familia estaba instaurada la costumbre de salir a comer fuera de casa los domingos, era una auténtica fiesta. Todavía recuerdo como entonces la aparición de un restaurante alemán, chino o incluso italiano, que entonces eran contados en Madrid, era toda una experiencia!!! Y a mi padre le gustaba que probásemos la cocina de otros países, cercanos o lejanos, además de la cocina tradicional española que nos entusiasmaba igualmente.

Con el paso de los años fueron encontrando su sitio los primeros japoneses, hindús, peruanos, la cocina fusión y un enorme abanico de fogones de todas las nacionalidades, que han conseguido que cada vez nos resulte más complicado elegir donde ir a disfrutar de la buena mesa.

Pero al tiempo que observábamos atónitos éste fenómeno, irrumpían en la sociedad con fuerza las alergias, intolerancias alimentarias y en particular la celiaquía. Siempre han estado presentes, pero los avances médicos, la mejora en el diagnóstico y los cambios en nuestro modo de vida, incluido el aumento del consumo de productos refinados y procesados, han traído consigo un considerable incremento de afectados por estas patologías.

Así lo he experimentado personalmente. Tras años visitando médicos de distintas especialidades, la celiaquía y la sensibilidad al gluten no afectan únicamente a nuestro sistema digestivo, llegó el diagnóstico y simultáneamente aparecieron otras intolerancias y enfermedades autoinmunes asociadas.

Pero mi afición por la buena mesa compartida con familia y amigos no ha menguado en absoluto, aunque ahora las dudas no sólo surgen a la hora de elegir un restaurante por la calidad de su oferta, sino en la selección del adecuado, el que ofrezca una carta con variedad de opciones sin gluten y con la garantía de ausencia de contaminación cruzada.

Los avances de nuestro sector hostelero son indudables, de hecho, se ha convertido en un referente de la gastronomía internacional, un ejemplo en el campo de la investigación, de la innovación y la calidad. Pero ¿está preparado para adaptarse a los comensales con necesidades específicas en su alimentación, derivadas de alergias e intolerancias alimentarias y/o celiaquía?

Lo cierto es que aún queda mucho trabajo por hacer, especialmente en materia de formación. De nada sirve elaborar una carta con opciones sin gluten, si los profesionales del establecimiento no han recibido una formación correcta para instaurar un protocolo de actuación ante el gluten y de esta forma evitar la contaminación cruzada.

Las Escuelas de Hostelería juegan un importantísimo papel en este aspecto y lo idóneo sería que todas ellas contasen con formación específica, para que los futuros responsables gastronómicos y hosteleros cuenten con los conocimientos necesarios para implantar este protocolo de trabajo.

También es cierto que crece su interés y cada vez están más sensibilizados con la situación de estos comensales “especiales” que tantas satisfacciones aportan cuando reciben una atención correcta, que les genera confianza para identificar ese establecimiento como un lugar seguro. Descubren un cliente fiel y agradecido que comparte con los que están en su misma situación la alegría por el descubrimiento realizado, proporcionando al negocio una publicidad impagable.

Además, los celíacos o sensibles al gluten no vamos a comer solos y los que nos acompañan nos siguen allí donde seamos felices. Esto implica un incremento de facturación para los negocios de hostelería que no sólo ganan un nuevo cliente celíaco sino a su entorno, grupos de comensales que pueden marcar la diferencia en el importe de su cuenta.

Pero esta es sólo una de las razones para llevar a cabo ciertos cambios y disponer de oferta apta para todo tipo de clientes. España es un país eminentemente turístico y proporcionar un servicio de calidad a los turistas que nos visitan y que muestran especial interés en nuestra gastronomía, es fundamental para ser competitivos.

Pero la buena noticia es que la industria alimentaria pone a disposición del canal Horeca los productos necesarios para la elaboración de platos sin rastro de gluten y con las mismas cualidades organolépticas.

En la actualidad podemos encontrar por ejemplo panes sin gluten, barritas, bollitos, pan de molde, que son de gran calidad y se asemejan cada vez más a su versión con gluten. Buen ejemplo de ello es la gama de productos sin gluten de Airos para hostelería, que tanto en su versión salada como en su versión dulce, facilita la labor de los profesionales de hostelería y el disfrute de todos aquellos que debemos seguir una dieta sin gluten de por vida.

Deliciosos panes, muffins, tartas, palmeras o bizcochos que consiguen que olvidemos que seguimos una estricta dieta sin gluten y que nos permiten normalizar los momentos de ocio, diversión y socialización.

WEB: Aglutinante

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Sigue en contacto con Airos y mantente siempre al día sobre las últimas novedades disponibles, nuestras notinias, consejos y mucho más, te llegarán directamente al correo electrónico.

Catálogo Retail

Descárgate nuestro catálogo de Retail y descubre todos nuestros productos.

Catálogo Food Service

Descárgate nuestro catálogo de Food Service y descubre todos nuestros productos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS